LOS PELIGROS DE LA FUMIGACION
 
  ¿Por qué resultan tan peligrosas las fumigaciones con pesticidas que realizan los municipios y otros organismos? Un grupo neozelandés actúa para frenar estas prácticas muy comunes en ese país.  
 

El Grupo de Acción Antitoxinas de Nueva Zelanda cree que el público tiene derecho a conocer esos peligros. Sólo cuando los que usan esos productos tomen conciencia de los posibles daños, encontrarán modos más responsables y estarán motivados para buscar alternativas.

Los protagonistas del uso de pesticidas suelen comontar que esos productos están más rigurosamente controlados que otros químicos; los pesticidas incluyen herbicidas, fungicidas e insecticidas. Lamentablemente, esto no significa que las pruebas a las que se los somete sean las adecuadas. Los tests son muy incompletos; por ejemplo: sólo 8 de 117 ingredientes actives registrados condicionalmente por la Agencia de Protección Ambiental (EPA), y reexaminada en 198ó, tenían las pruebas completas requeridas. 1 Y 21 de ellas no tenían datos válidos de ninguna de las siguientes pruebas: mutagenética (daño genético), toxicidad crónica, oncogenética (cáncer) efectos sobre la reproducción o defectos de nacimiento. No se exigen las pruebas que incluyen afección del sistema inmunológico, daño al sistema nervioso y problemas de conducta, a pesar de los estudios que existen relacionados con el perjuicio de los pesticidas en estas áreas. 2

Las pruebas realizadas no toman en cuenta los efectos acumulativos debidos a prolongadas exposiciones, ni la interacción entre los químicos. Además, sólo se prueba el principio activo y no la fórmula completa.

Los pesticidas no se registran según la seguridad, sino basados en que los beneficios superarán los costos. 3 Esto significa que si el costo del uso del producto sería de 90 centavos por el cáncer, pero los beneficios se estiman en 1 dólar, quedará registrado.

Hay muchos estudios que relacionan los pesticidas con el cáncer, los defectos de nacimiento y otras enfermedades; no obstante se continúa con el uso indiscriminado de esos elementos. 4 Podemos compararlo con el fumar y la mala salud, salvo que la exposición a los pesticidas es desconocida, involuntaria e invisible. Lamentablemente, quienes están más expuestos a los peligros de las toxinas - niños, animales y enfermos - no tienen poder en ninguna decisión sobre fumigaciones.

El Roundup es el herbicida más usado por las escuelas y las autoridades en Nueva Zelanda, y también mundialmente. Por eso, vale la pena examinarlo detenidamente, por ser considerado como el más "seguro" por muchos de sus usuarios. Es bien sabido que la surfantant de Roundup es más tóxica que gliphosate, el ingrediente activo. Lo que se ha descubierto recientemente es que la 'sustancia activa', en la fórmula canadiense, contiene el contaminante dioxane 1,4. La Agencia Internacional de Investigaciones del Cáncer observó que hay evidencias "suficientes" de que dioxane 1,4 ocasiona cáncer en los animales. La EPA lo considera como un posible cancerígeno humano. 5

Al registrar pesticidas no tiene sentido estimar la toxicidad de un ingrediente activo solo, cuando toda la fórmula es la combinación de elementos que no figuran en la lista y que pueden ser posibles contaminantes, a los que están expuestos la gente y el ambiente. Se ha relacionado mucho al ingrediente active de Roundup - gliphosate - con el cáncer. 6 La EPA, y el Departamento de Alimentos y Agricultura de California, pidieron que se repitieran, en 1986, los estudios sobre ratas. 7

además, el gliphosate, cuando se combina con nitratos - que están presentes en la saliva humana y el estómago - forma el N-nitrosogliforato, un compuesto químico que pertenece al grupo de compuestos considerado cancerígenos. 8 En el corto plazo, los síntomas de la exposición a Roundup no son reconocibles, porque - en primer lugar- generalmente la gente no sabe que estuvo expuesta. En segundo lugar, los síntomas son bastante generales, y bien pueden ser causados por muchos otros factores; tercero: en Nueva Zelanda muy pocos médicos pueden reconocer - y menos tratar - los casos de envenenamiento por pesticidas. Los síntomas de la exposición al gliphosato informados al Sistema de Control de Pesticidas incluyen: conjuntivitis, visión borrosa, jaquecas, náuseas, fiebre, desmayos, congestión, dolor de garganta, irritaciones y erupciones de la piel, dolores de las articulaciones, perturbaciones en el comportamiento, incluyendo irritabilidad y depresión. 9

Hay muchas anécdotas relacionadas con envenenamiento con pesticidas. Una muy reciente involucró, a una residente de Lower Hutt, quien observó que cada vez, después de que el municipio fumigaba Roundup en las calles, ella contraía una afección en el pecho, de lo cual resultó asma, que antes no sufría. Hablando con sus vecinos descubrió que quienes, como ella, habían estado fuera, también enfermaban. El diagnóstico fue asma, en dos casos, incluyendo a un niño que caminaba por la calle rumbo a una escuela cercana. Cuando la Municipalidad dejó de fumigar la zona, la enfermedad desapareció.

Monsato, fabricante de Roundup, asegura que gliphosato está debidamente diluido. Lo que no dice es que, bajo ciertas condiciones, puede perdurar largo tiempo. Algunas pruebas han demostrado que puede permanecer inalterable durante años, l0 y, que los efectos tóxicos en los organismos del suelo persistían después de 214 días. 11 En verdad, los efectos de los herbicidas pueden pasar del follaje fumigado a los intestinos de un animal y luego al estiércol. Un articulo en Gardener de N. Z. advierte sobre el uso de herbicidas en los prados. 12 Se han detectado deformaciones en las hojas de los prados fumigados y también se redujo la producción y el rendimiento.

Se pueden agregar otras consideraciones acerca de las evidencias del daño causado al ambiente por el gliphosato. El agua subterránea es contaminada por varios pesticidas: un escándalo en 1976 sobre pesticidas, en el cual Roundup se vio involucrado; otros escándalos o insinuaciones sobre las pruebas de los laboratorios y cómo Monsanto fue condenado por haber ocultado al público durante años información peligrosa acerca del dioxin.

Realmente, hay dudas acerca del impacto de los pesticidas, incluyendo a Roundup, en la salud humana y al ambiente. Seguramente que es mejor equivocarse en pos de la seguridad y no utilizar productos químicos, sobre todo en zonas pobladas. Deberá ser exigida una precisa y obligatoria notificación sobre la intención de utilizar pesticidas, particularmente a los habitantes rurales que corren los riesgos de la fumigación aérea. Existen alternativas que no son, necesariamente, más costosas, especialmente considerando los costos indirectos u ocultos: los efectos sobre la salud humana y el ambiente.

Se puede solicitar información sobre este tema a Toxins Action Group, P.O. Box 43-199, Wainuiomata.

Referencias:

Mott, Lowrie (1986): Pesticide registration: an evaluation of EPA's progress Natural Resources Defense Council.
Olson, LJ (1980): The inmune system and pesticides. Journal of Pesticide Reform 6 (2): 8-11.
Committee on Government Oporations (US House of Rep.) 1984: Problems plague the Environmental Protection Agency's pesticide registration activities. 63rd report. US Govt Printing Office
Pimentel, D et al (1980): Environmental and social costs of pesticides: a preliminary assessment. Oikos 34:126-140.
O'Brien, M (1990): Roundup, POEA and 1,4-Dioxane: Why full formulations are the problem. J. Pesticide Reform 9(4):14-15.
Olorunsogo 00 et al (1979): Effect of glyphosate on rat liver mitochondria in vivo. Bull Contam Tox 22:337-364.
(a) USEPA (1986): Pesticide fact sheet: glyphosate EPA 540/FS-88-124. (b) California Department of Food and Agriculture, Medical Toxicology Branch. Revised November 1988. Summary of Toxicology Data: glyphosate.
Lijinsky, W et al(1974): Carcinogenic N-Nitroso Compounds. In: Proceedings of the VI International Cancer Congress; Bucdiossi, Pet al Eds; Florence, Italy, October 20-26.
USEPA, Office of Pesticide Programs (1980): Summary of reported pesticide incidents involving glyphosate (isopropylamine salt). Report 373, Pesticide Incident Monitoring System.
Carlisle, S and J Trevors (1988): Glyphosate in the Environment. Water, Air and Soil Pollut. 39: 409-420.
Menge, JA (1982): Effect of soil fumigants and fungicides on vesicular arbuscular fungi. Phytopathology 72: 1125-1132.
Meredith, P (1991): The Griffe Syndrome. NZ Gardener March.

Más sobre Impacto ambiental
 
 
  
 eco.art@terra.es
eco-argentina®
Argentina - España
1997 - hasta el presente