estudio epidemiológico hecho en Ontario

 

 

 
 

Seralini se chocó con un estudio epidemiológico hecho en Ontario, sobre relevamiento de mujeres embarazadas en zona rural, y la marcada incidencia de abortos. Por ahí le picó la curiosidad. Los ensayos de laboratorio los hizo con la colaboración de estudiantes de su cátedra, que hacían el posgrado con él. No estudió estrictamente el glifosato, sino más bien el Round up, en sus tres variedades principales de comercialización. El producto, que comercializa Monsanto, es un glifosato mezclado con un coctel de otras sustancias que potencian las capacidades de penetración en la hoja del glifosato, que no resultaba tan eficaz en aguas pesadas. Lo cierto es que se trata de un glifosato avanzado, repotenciado en los laboratorios de Monsanto. El trabajo lo hizo en células placentarias humanas ( no de rana africana, como en otros casos anteriores y posteriores). Son tres papers. El resultado es indubitable: Consiste en la descripción del esquema toxicológico completo del Round up, y su incidencia directa, como programador químico de la muerte celular humana en el término de 2 a 10 días. No es un dato menor, que los ensayos se hicieron aplicando dosis en algunos casos de 1000 a 10000 veces menores que las de aplicación directa del producto, lo que comprueba su poder de contaminador ambiental: napa freática por aspersión, etc. El resto (Conicet y Mongo Aurelio, mas la Compañía del Silencio Aplanador, es el problema de siempre: LA GUITA)

Pero además, habría que agregar varias cosas, pero una que me parece no menor es la siguiente: Siempre que se promueve judicialmente un reclamo ambiental o con indicencia en una problemática ambiental, el tecnicismo leguleyo depende de un soporte científico técnico.
 Las demandas que promueven dos estados, por un lado Francia, y por otro la Alcaldía de Nueva York contra Monsanto, por defraudación publicitaria (ambas prosperaron con sentencias ejemplares -ver exposición de motivos de proyecto de Ordenanza de Coepsa) tienen como soporte los trabajos del equipo de la Universidad de Caen, conducido por este señor Seralini. Lo que significa, que existe jurisprudencia extranjera absolutamente condenatoria del glifosato en su versión comercial sintetizada y potenciada "round-up". Se halla probado con prueba tasada y sentencias firmes la alta toxicidad del producto, y las defraudaciones de los laboratorios de Monsanto. Es mas, Monsanto mismo se halla confeso, porque en los contestes de demanda, admitieron que no practicaron ningún tipo de prueba en células humanas, por considerar que el producto no era de aplicación directa en humanos... (Así de increíble) El round- up sirve para desmalezar el cultivo de soja que  comen los cerdos que luego  comen los humanos... El round-up rompe la estructura molecular binaria del calcio y del magnesio que se halla en cantidades saturadas en las aguas pesadas, con mayor poder de penetración en la hoja, y por ende con un enorme poder de penetración por aspersión  en las sucesivas capas terrestres con contaminación efectiva de las napas freáticas. Allí cierra el circulo que empieza con el relevamiento epidemiológico de mujeres embarazadas con alto porcentaje de abortos que se hizo en Ontario (zonas rurales), Canadá, que continua con el estudio de Caen sobre células humanas placentarias, y que concluye en los papers de Seralini, soporte científico que permitió la condena a Monsanto 


Gustavo Arias.-