Dioxinas en tampones vaginales y riesgo de contraer cáncer

Escribe: Dr. Pedro M. Politi
Equipo Interdisciplinario de Oncología. Buenos Aires

Correo electrónico: cancerteam@fibertel.com.ar
Página web: www.cancerteam.com.ar

 
 

   La exposición humana a sustancias como las dioxinas a partir de la dieta, cosméticos, vestimenta y ambiente es una preocupación que se hace presente en los medios masivos de comunicación en forma periódica.. Las dioxinas son un grupo de productos químicos “de desecho”, formados durante la combustión de productos químicos que contienen cloro, que se hallan presentes en el humo del cigarrillo, y en el algodón y papel blanqueados, entre tantas otras fuentes. Resisten los procesos de degradación presentes en la naturaleza y tienden a acumularse. Para una revision general sobre dioxinas, ver[1]. Las dioxinas han sido establecidas como carcinógenos en humanos, si bien los mecanismos posibles son diversos e incompletamente comprendidos a nivel molecular. Las dioxinas interactúan con receptores celulares, y modifican el nivel de expresión de diversos genes. Tienen además efectos sobre la fertilidad, el sistema neurológico, y en altas dosis, efectos adversos neurológicos (ver ref 1).
En todo análisis de riesgo carcinogénico, corresponde establecer si hay una relación entre magnitud o intensidad de la exposición y efecto. Por ejemplo, estudios en más de 1500 trabajadores en plantas contaminadas con dioxinas, se observó modesto aumento en la incidencia de cánceres del aparato respiratorio y sarcomas, pero no se pudo deslindar claramente el efecto del tabaco, tanto ambiental como en el uso personal[2].

Si bien conceptualmente, lo ideal sería llegar a tener un planeta libre de estos contaminantes, una primera medida de buen juicio es comparar la exposición generada por diversas fuentes de dioxinas, y tomar acciones personales y comunitarias al respecto, pero basadas en la información corroborada y científicamente válida.

Dioxinas en tampones y sus riesgos para la salud humana
Dos preocupaciones importantes han salido a la luz en los medios masivos de comunicación, con referencia al uso de tampones que contengan dioxinas: el riesgo de endometriosis y el riesgo de cáncer. Examinemos la evidencia al respecto.

Endometriosis
La endometriosis es una enfermedad caracterizada por implantes de tejido del revestimiento interno uterino (endometrio) presente por fuera del útero. Se asocia con episodios de dolor abdominal o pélvico, y es una causa potencial de infertilidad. El tratamiento incluye terapias hormonales, entre otras. Las dioxinas podrían perturbar el equilibrio hormonal, y se especuló que podrían aumentar el riesgo de endometriosis, si bien esta conexión no ha sido demostrada[3]. Recientemente, hubo inquietud por la posibilidad de asociación (no probada) entre uso de tampones y endometriosis.

Un grupo estadounidense examinó el contenido de dioxinas en diversos tampones en venta en ese país y concluyó que los niveles de dioxina (atribuibles al proceso de blanqueado de los componentes) se hallaba por debajo del límite de detección del método empleado (cromatografía gaseosa/ espectrometría de masa)[4].  Si bien este resultado no invalida la preocupación completamente, señala que la potencial exposición a dioxinas por esta vía sería enormemente inferior a la exposición promedio establecida a través de la dieta.

Cáncer
Un análisis del contenido de dioxinas en cuatro marcas de tampones (y otras cuatro, de pañales para bebés), obtenidos en San Francisco, California, fue seguido de una estimación de la exposición, comparada con la exposición dietaria a dioxinas. A los fines de estimar la exposición, se supuso una absorción completa de las dioxinas presentes en estos productos. No se halló la dioxina más potente (2,3,7,8-tetracloro-dibenzo-p-dioxina, o TCDD) en los productos estudiados, si bien sí se hallaron trazas de otras dioxinas. No hubo diferencias entre los productos con algodón 100% y los que contenían mezclas. El cálculo realizado indicó que la exposición a dioxinas a partir de tampones sería entre 13.000 y 240.000 veces inferior a la que proviene de la dieta. Para los pañales, el cálculo fue de 30.000 a 2 millones de veces inferior exposición, comparado con la dieta. En otras palabras, que estos productos no agregarían más que una porción despreciable de la exposición a dioxinas en humanos[5].

Los tampones de rayon[1], técnicamente, no contienen TCDD, y las cantidades de otras dioxinas presentes no parece superior a lo observado en el algodón no blanqueado[6]. Cabe recordar que los cultivos de algodón a menudo son contaminados por pesticidas, que pueden dar origen a dioxinas. En tal sentido, el algodón sin blanquear no necesariamente está libre de dioxinas o pesticidas. En estas condiciones, no ha sido posible establecer una asociación entre exposición a dioxinas por esta vía y su hipotética contribución al riesgo de endometriosis o cáncer.

Otros riesgos
El riesgo de salud más importante asociado con el uso de tampones es la posibilidad de excesivo crecimiento bacteriano, que en algunos casos podría dar origen a un cuadro serio, denominado “síndrome del shock tóxico”. Una bacteria es la responsable, a través de la liberación de toxinas a la circulación. Ante la presencia de fiebre, mareos o escalofríos, se debe consultar rápidamente al médico. Pero esto no tiene absolutamente nada que ver con la presencia o no de dioxinas en el tampón.

Posición oficial de la FDA

La página web de la oficina sanitaria de medicamentos, alimentos y dispositivos médicos, FDA, publicó una comunicación oficial sobre este tema hace unos años[7]. En ella se refutan los falsos alegatos de riesgo de cáncer asociados al uso de tampones vaginales, ya sea por la posibilidad de contaminación con dioxinas o con asbesto. Estas falsas informaciones circulan por Internet y como correos electrónicos no solicitados.

[1] El rayón es un producto derivado de la celulosa; mayormente, xantato de celulosa, obtenido mediante el procesamiento de la celulosa extraída de fibras de la madera.

[1] Freue J. Dioxinas, cáncer y otros riesgos para la salud. http://www.cancerteam.com.ar/freue_01.html

[2] Fingerhut MA et al Cancer mortality in workers exposed to 2,3,7,8-tetrachlorodibenzo-p-dioxin. N Engl J Med. 1991; 324: 260-2.

[3] Lamb K, Berg N. J Community Health  1985; 10(4):215-25

[4] Archer JC et al. Dioxin and furan levels found in tampons J Womens Health (Larchmt). 2005 May;14(4):311-5.

[5] De Vito MJ, Schecter A. Environ Health Perspect. 2002 Jan;110(1):23-8.

[6]  Scialli AR. Tampons, dioxins, and endometriosis Reprod Toxicol. 2001 May-Jun;15(3):231-8.

 
     
  [1] El rayón es un producto derivado de la celulosa; mayormente, xantato de celulosa, obtenido mediante el procesamiento de la celulosa extraída de fibras de la madera