Sra. Presidente Marta Varela
Sres. Legisladores
Comision de Ecologia
Legislatura Porteña
                                                                       Buenos Aires, 09 de Septiembre de 2009

 

 

Las organizaciones ambientalistas, ONG´S y vecinos afectados por la CEAMSE , rechazamos el convenio firmado entre la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, siendo esta violatoria de las constituciones Nacional , Provincial y la propia de la Ciudad Autónoma.
En vista del conflicto sobre la base de pliegos de recolección de residuos, nos encontramos en la coyuntura del programa Basura Cero, impulsada por el Gob. de la ciudad, Ud han acumulado residuos en vuestras calles y avenidas, mientras nosotros estamos acumulando montañas de basura durante treinta años, llevando contaminación y enfermedades a nuestros habitantes.
Ha quedado evidenciado como el programa de basura cero, no posee alternativas al enterramiento de residuos.
El contenido del convenio que pretende implementar la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es violatorio del derecho ambiental al omitir la disposición final de los residuos entendiéndose que ratifica la continuidad de los rellenos sanitarios, bajo la normativa C.E.A.M.S.E, empresa Interjudiriccional que ha incumplido las leyes y normativas Nacionales, Provinciales y las propias de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en materia de salud y ambiente, y por sobre todo la Constitución Nacional.

 Constitución Nacional,
Articulo 41
                             Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo. El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley.
                    Las autoridades proveerán a la protección de este derecho, a la utilización racional de los recursos naturales, a la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica, y a la información y educación ambientales.
                 Corresponde a la Nación dictar las normas que contengan los presupuestos mínimos de protección, y a las provincias, las necesarias para complementarlas, sin que aquellas alteren las jurisdicciones locales.
              Se prohíbe el ingreso al territorio nacional de residuos actual o potencialmente peligrosos, y de los radioactivos.

Constitución de la provincia de Buenos Aires
Artículo 28.
                 Los habitantes de la Provincia tienen el derecho a gozar de un ambiente sano y el deber de conservarlo y protegerlo en su provecho y en el de las generaciones futuras.
            La Provincia ejerce el dominio eminente sobre el ambiente y los recursos naturales de su territorio incluyendo el subsuelo y el espacio aéreo correspondiente, el mar territorial y su lecho, la plataforma continental y los recursos naturales de la zona económica exclusiva, con el fin de asegurar una gestión ambientalmente adecuada.
            En materia ecológica deberá preservar, recuperar y conservar los recursos naturales, renovables y no renovables del territorio de la Provincia; planificar el aprovechamiento racional de los mismos; controlar el impacto ambiental de todas las actividades que perjudiquen al ecosistema; promover acciones que eviten la contaminación del aire, agua y suelo; prohibir el ingreso en el territorio de residuos tóxicos o radiactivos; y garantizar el derecho a solicitar y recibir la adecuada información y a participar en la defensa del ambiente, de los recursos naturales y culturales.
            Asimismo, asegurará políticas de conservación y recuperación de la calidad del agua, aire y suelo compatible con la exigencia de mantener su integridad física y su capacidad productiva, y el resguardo de áreas de importancia ecológica, de la flora y la fauna.
            Toda persona física o jurídica cuya acción u omisión pueda degradar el ambiente está obligada a tomar todas las precauciones para evitarlo.

Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Capitulo IV Ambiente
Articulo 26
               El ambiente es patrimonio común. Toda persona tiene derecho a gozar de un ambiente sano, así como el deber de preservarlo y defenderlo en provecho de las generaciones presentes y futuras. 
            Toda actividad que suponga en forma actual o inminente un daño al ambiente debe cesar. El daño ambiental conlleva prioritariamente la obligación de recomponer. 
La Ciudad es territorio no nuclear. Se prohíbe la producción de energía nucleoeléctrica y el ingreso, la elaboración, el transporte y la tenencia de sustancias y residuos radiactivos. Se regula por reglamentación especial y con control de autoridad competente, la gestión de las que sean requeridas para usos biomedicina les, industriales o de investigación civil. 
           Toda persona tiene derecho, a su solo pedido, a recibir libremente información sobre el impacto que causan o pueden causar sobre el ambiente actividades públicas o privadas

Articulo 27

           La Ciudad desarrolla en forma indelegable una política de planeamiento y gestión del ambiente urbano integrada a las políticas de desarrollo económico, social y cultural, que contemple su inserción en el área metropolitana. Instrumenta un proceso de ordenamiento territorial y ambiental participativo y permanente que promueve: 

  1. La preservación y restauración de los procesos ecológicos esenciales y de los recursos naturales que son de su dominio. 
  2. La preservación y restauración del patrimonio natural, urbanístico, arquitectónico y de la calidad visual y sonora. 
  3. La protección e incremento de los espacios públicos de acceso libre y gratuito, en particular la recuperación de las áreas costeras, y garantiza su uso común. 
  4. La preservación e incremento de los espacios verdes, las áreas forestadas y parquizadas, parques naturales y zonas de reserva ecológica, y la preservación de su diversidad biológica. 
  5. La protección de la fauna urbana y el respeto por su vida: controla su salubridad, evita la crueldad y controla su reproducción con métodos éticos. 
  6. La protección, saneamiento, control de la contaminación y mantenimiento de las áreas costeras del Río de la Plata y de la cuenca Matanza-Riachuelo, de las subcuencas hídricas y de los acuíferos. 
  7. La regulación de los usos del suelo, la localización de las actividades y las condiciones de habitabilidad y seguridad de todo espacio urbano, público y privado. 
  8. La provisión de los equipamientos comunitarios y de las infraestructuras de servicios según criterios de equidad social. 
  9. La seguridad vial y peatonal, la calidad atmosférica y la eficiencia energética en el tránsito y el transporte. 
  10. La regulación de la producción y el manejo de tecnologías, métodos, sustancias, residuos y desechos, que comporten riesgos. 
  11. El uso racional de materiales y energía en el desarrollo del hábitat. 
  12. Minimizar volúmenes y peligrosidad en la generación, transporte, tratamiento, recuperación y disposición de residuos. 
  13. Un desarrollo productivo compatible con la calidad ambiental, el uso de tecnologías no contaminantes y la disminución en la generación de residuos industriales. 
  14. La educación ambiental en todas las modalidades y niveles.   

Articulo 28
  Para asegurar la calidad ambiental y proveer al proceso de ordenamiento territorial, se establece: 
La prohibición de ingreso a la Ciudad de los residuos y desechos peligrosos. Propicia mecanismos de acuerdo con la provincia de Buenos Aires y otras jurisdicciones, con el objeto de utilizar o crear plantas de tratamiento y disposición final de los residuos industriales, peligrosos, patológicos y radiactivos que se generen en su territorio. 
La prohibición del ingreso y la utilización de métodos, productos, servicios o tecnologías no autorizados o prohibidos en su país de producción, de patentamiento o de desarrollo original. La ley establecerá el plazo de reconversión de los que estén actualmente autorizados.   
     
El acuerdo suscripto es  violatorio de los convenios internacionales y leyes nacionales

Ley 23.922 Convención de Basilea
Ley 24.051 Residuos Peligrosos
Ley 24.295 Convención  Marco de las Naciones Unidas sobre cambio climático.
Ley 24.375 Convención sobre diversidad biológica a nivel nacional y provincial.
Ley 25.612 Gestión Integral de Residuos Industriales
Ley 25.675 General del Ambiente
Ley 25.688 Registro de Gestión Ambiente de Aguas
Ley 25.841 Normativa Internacional Acuerdo Marco Sobre Medio Ambiente  del MERCOSUR Convención de cambio climático y protocolo de Kyoto.
Ley 25.916 Gestión de Residuos domiciliarios y Presupuestos Mínimos.
Ley 1854 C.A.B.A.
Ley 992 C.A.B.A.

Las evidencias señalan que la C.E.A.M.S.E no ha cumplido ni con su objetivo inicial en cuanto a todas las normativas sobre tratamientos y disposición de residuos, saneamiento y mejora continua de la calidad ambiental por los que los costos económicos y las consecuencias ambientales a ser abordadas para resolver los daños causados serán muchos mayores, en especial los ocasionado sobre la salud humana.

De la totalidad de sustancias y gases registrados, requieren especial atención los residuos tóxicos debido al deterioro que ocasionan en la salud al ingresar a un organismo vivo.
Entre éstos, las sustancias más peligrosas son los metales pesados, los pesticidas, organoclorados y organofosforados, disolventes orgánicos, cromo IV y asbestos, muchas de las cuales se encuentran registraos, por encima del valor admitido según nuestra legislación nacional.
 La comparación resulta significativamente alarmante si los valores son comparados con los estándares internacionales de referencia como los proporcionados por la Organización  Mundial de la Salud y la Unión Europea.

Sin entrar en detalles de otros metales más que suficiente para rechazar los rellenos sanitarios administrados desde hace 30 años por la C.E.A.M.S.E. cuyos accionistas por partes iguales son el Gobierno de la Ciudad y el de la Provincia de Buenos Aires.
Es llamativa la falta de control que ha existido durante todos estos años e incomprensible que pretendan volver a legitimar un sistema fracasado y homicida, es pisotear los derechos de los vecinos y más aún teniendo en cuenta que han cometido Delito con autorización de la Ley 9.111 la de su creación, la que a duras penas y después de muchos reclamos de vecinos ambientalistas, O.N.G´s. y demás instituciones se pudo modificar en parte, incorporando la separación y selección de basura domiciliaria como también la mayor participación ciudadana en la política de residuos.
Cabe destacar que no sólo se está desconociendo  la contaminación causada por los Centros de Disposición Final, sino que se pretende eliminar la mano de obra de los cartoneros al pasar la basura a propiedad exclusiva de la Ciudad y de las empresas recolectoras, evadiendo la responsabilidad que le compete como gobierno de administrar justicia, inclusión y equidad para todos los ciudadanos.
Las organizaciones sociales, ONG´S, vecinos y afectados directos, solicitamos y exigimos lo siguiente:
 Adaptar el pliego de recolección de residuos de la C.A.B.A. a la Constitución Nacional, Provincial y las Leyes de Medio Ambientales vigentes y futuras, recalcando el rechazo del artículo 28 de Vuestra Carta Magna
 El Pliego de Bases y Condiciones en ningún punto menciona cuál será el destino final de los residuos, por lo cual se interpreta que será la disposición final en los rellenos sanitarios del conurbano bonaerense. Además el pliego sostiene un sistema de pago por tonelada de basura recolectada y no por área limpia.
Esta deducción se sostiene de los puntos 1.1.2. y 1.1.2.1., de la Pág. 206; 1.1.3.1.3. de la Pág. 213; y el 1.1.3.3. de la Pág.214.
Sostenemos que el pliego tampoco respeta la vigente Ley 992 de la C.A.B.A., en el marco de reconocimiento legal en lo laboral  a los recuperadores de residuos reciclables e inclusión dentro del sistema de gestión de higiene urbana de la Ciudad, cuando en el artículo 6, Título II, Capítulo I, del Pliego el “Gobierno de la Ciudad conserva la propiedad, facultad de disposición y aprovechamiento económico de todos los Residuos Sólidos Urbanos cualquiera sea su tipo y procedencia.”
       El Gobierno de la Ciudad tiene el deber irrenunciable de buscar todas las alternativas posibles para lograr la reducción de basura, propiciada bajo la creación de un sistema de  innovación tecnológica, coordinado con el orden provincial, regional y nacional, y la participación de todos los ciudadanos y organizaciones sociales.
       No ahondaremos en métodos de selección, separación ni de reutilización de residuos, debido a que otras instituciones y organizaciones sociales han investigado y desarrollado eficientemente distintas metodologías.

          Los gobernantes deben entender que sin la búsqueda de alternativas en la política pública respecto a la recolección y destino de la basura, los herederos de la catástrofe ambiental serán las generaciones futuras, provocadas por la inoperancia, la falta de prevención y preservación, 
         La basura de la ciudad excede el orden jurídico local.
En consecuencia su tratamiento es ínter jurisdiccional. Objetamos toda metodología y política pública que contrarié las normativas vigentes que tutelan la protección del medio ambiente y la salud, reservándonos el derecho de accionar judicialmente.
Rechazamos de pleno la propuesta efectuad a la creación de dos nuevos Centros de Dispocion Final en cualquier  lugar de la provincia de Buenos Aires, como así también la creación de las plantas de transferencia de Ensenada y Ciudad Evita, siendo estas continuadoras del cruel sistema de enterramiento de residuos.

 

Adhieren a este comunicado:

Espacio Intercuencas, Coordinadora de Vecinos de la Matanza, Asamblea de Vecinos Autoconvocados de González Catán, Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Ciudad Evita, Foro Hídrico de Lanus, Foro por la Salud y el Ambiente de Vicente López, Asamblea Popular de Munro y Vicente López, Foro en Defensa del Rió de la Plata , Foro Regional en la Defensa del Rió de la Plata , Asamblea de Becar, Comisión por la recuperación de las privatizadas, Asamblea Barrial de Wilde, Ecosur, Autoconvocados de Aldo Bonzi, Asamblea Ambiental de Escobar, Revista Futuro, Tribuna Ambiental, Hermanas Asistentes Sociales Misioneras, Cuenca Reconquista( Barrio las Tunas, Plataforma Mega Ciudad), Autoconvocados por las Tunas (Tigre),Biblioteca Inti-Huassi, Asamblea Vecinal de Carapachay, Asamblea de Autoconvocados de Plaza Echeverri, Vecinos Autoconvocados San Sebastián (Esteban Echeverría), La Galpona Centro Cultural, Nubelco, Asamblea de Rafael Castillo, Asamblea de Isidro Casanova Vecinos de Ramos Mejia, Asamblea de Mendoza, Cipocar en contra del CEAMSE y saneamiento del Río Reconquista, Asamblea de Vecinos por la Laguna de Rocha, Vecinos del Centro Atómico.