PRIMERA FUENTE

 
     
 

Se trata de la Universidad Nacional de Luján, que se sumó a la de Río Cuarto, en su postura ética de rechazar los fondos de Minera Alumbrera. Ya son 22 facultades y 3 unidades académicas las que optaron por rechazar la planta de la minera denunciada por enormes daños al medio ambiente y contrabando de metales.

 

En su sesión ordinaria del día 3 de diciembre, el Consejo Superior de la Universidad Nacional de Luján resolvió rechazar los fondos provenientes de la actividad minera que desarrolla la UTE Yacimientos Mineros Aguas de Dionisio (YMAD). Por unanimidad se resolvió rechazar los fondos en base a un proyecto de resolución presentado por el Frente Universitario de Luján y el Movimiento Independiente de Agronomía, junto a Estudiantes Independientes y el acompañamientos de Profesores y Auxiliares.

 

De esta forma, la Universidad Nacional de Luján (UNLU) se convirtió en la segunda casa de estudios nacional que se niega a recibir fondos provenientes de la minera La Alumbrera, cuestionada por su alto impacto ambiental. Su Consejo Superior decidió no incorporar al presupuesto los recursos asignados por ley. La única universidad que había tomado esa decisión era, hasta ahora, la de Río Cuarto (UNRC).

 

Por segundo año consecutivo, a todas las universidades nacionales les corresponden fondos surgidos por la explotación del Yacimiento Minero Aguas de Dionisios, cedido a la empresa La Alumbrera. Además de la UNLU y la UNRC, distintas unidades académicas de diversas universidades nacionales aprobaron el rechazo de los recursos, pero no lograron la adhesión de sus consejos superiores. Tal fue el caso de las universidades de Buenos Aires, Córdoba y del Comahue, entre otras.

 

El debate fue generado por profesores, investigadores y estudiantes sobre la contradicción para el sistema universitario de recibir fondos que producen daño al medio ambiente y a los pueblos que circundan la actividad, en la provincia de Catamarca, a través de la explotación minera “a cielo abierto”.

 

El Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel se sumó al reclamo y envió una carta al Consejo Interuniversitario Nacional solicitando el rechazo del financiamiento, aunque no obtuvo resultados.

 

El actual rector de la UNLu, Osvaldo Arizio, fue el vocero de los intereses trasnacionales argumentando a favor de la imposibilidad del rechazo y repitiendo razones ya expresadas en medio locales, como que "toda actividad económica es contaminante" o que "directa o indirectamente las regalías de esta actividad llegan al presupuesto universitario".

 

El listado de las instituciones que rechazaron los fondos mineros

 

- Universidad Nacional de Río Cuarto y Universidad Nacional de Luján

- 4 facultades en la Universidad Nacional de Córdoba (Psicología; Filosofía y Humanidades; Derecho y Ciencias Sociales; FAMAF)

- 4 facultades en la Universidad Nacional de Entre Ríos (Trabajo Social; Ingeniería; Ciencias de la Educación; Bromatología)

- 2 facultades en la Universidad Nacional de Rosario (Psicología; Ciencias Exactas, Ingeniería y Agrimensura);

- 1 facultad en la Universidad Nacional de Salta (Humanidades)

- 1 facultad en la Universidad Nacional del Comahue (Humanidades)

- 1 facultad en la Universidad Nacional de Río Cuarto (Humanas)

- 1 facultad en la Universidad Nacional de Luján (Educación)

- 1 facultad en la Universidad de Buenos Aires (Ciencias Sociales)

- 1 facultad en la Universidad Nacional del Centro (Artes)

- 5 facultades en la Universidad Nacional de La Plata (Bellas Artes; Humanidades; Exactas; Ciencias de la Comunicación y Ciencias naturales y Museo)

 

Las unidades académicas que también rechazaron los fondos son: Sede Esquel de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco y las Escuelas de Ciencias de la Información (Facultad de Derecho y Ciencias Sociales) y Biología (Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales), ambas de la Universidad Nacional de Córdoba.