Aguas Argentinas un tribunal falló contra la reestatización K

03/08/10 Le dio la razón en primera instancia a Suez, que reclama U$S 1.250 millones.
PorLuciana Geuna
El mismo día en que anuló una condena contra el Estado argentino, el tribunal arbitral del CIADI falló a favor de las ex controlantes de Aguas Argentinas y Aguas de Santa Fe que reclaman una indemnización de 1250 millones de dólares. La resolución beneficia a Suez Sociedad General de Aguas de Barcelona S.A. e Interagua Servicios Integrales del Agua S.A, pero dilata -a la espera de recolección de más pruebas-, la definición del monto que le correspondería pagar a Argentina.
Las compañías hicieron la demanda por tres cuestiones: expropiación, negación de la protección y seguridad de las inversiones, y trato inequitativo. El tribunal rechazó los dos primeros argumentos y admitió el último asegurando que “se le privó a la inversión de un trato justo y equitativo” , según consta en el fallo. De esa manera, no admite el argumento presentado por los representantes argentinos que postulaban “el estado de necesidad” que imperó en el país tras la crisis de 2001.
El fallo tiene fecha del viernes pasado cuando la Procuración del Tesoro -los representantes legales del Estado- recibieron otra noticia que era más alentadora. El comité de Anulación del CIADI les dio la razón y revirtió una condena por 106 millones de dólares que habían ganado Enron y Ponderosa, accionistas de Transportadora Gas del Sur. En esta instancia entendieron que sí regía un “estado de necesidad” al momento de congelar las tarifas.
Estos juicios son parte de la avalancha de expedientes que se abrieron en el Tribunal Arbitral Internacional (conocido como CIADI) tras la devaluación de 2001 con la correspondiente pesificación de las tarifas de servicios públicos. La expectativa de la Procuración es que el caso de las ex controlantes de Aguas Argentinas y Santa Fe tenga el mismo destino que Enron y otro caso que se dio el mes pasado: “Estos dos casos son de primera instancia y todavía falta la decisión de este comité de anulación al cual la Argentina llegará en su momento en función del argumento del estado de necesidad”, dijo ayer a Clarín el procurador del Tesoro, Joaquín Da Rocha.
Frente al fallo adverso, el ministerio de Planificación salió a justificar -a través de un cable de la agencia Telam- la rescisión del contrato con Aguas Argentinas argumentando que se debió a “graves incumplimientos de la compañía”. El 21 de marzo de 2006, el ministro Julio De Vido anunció el fin del contrato con la compañía francesa Suez por no haber cumplido con el plan de obras para la expansión y mejora del servicio y por “poner en peligro la salud de la población”. En el mismo acto lanzaron la estatal AYSA que desde entonces maneja la provisión de agua. Suez reclamaba, por su parte, el incumplimiento de un acuerdo firmado con el ex presidente Néstor Kirchner donde garantizaban un aumento de 53% en dos años. Esa previsión nunca se concretó y comenzó entonces una negociación que terminó de la peor manera, cuando el Gobierno anunció la rescisión del contrato.
La pugna por esta compañía fue tan delicada que hasta fue parte de las conversaciones oficiales entre el ex presidente francés Jacques Chirac y Néstor Kirchner en una visita oficial en el 2005. Entonces, voceros presidenciales se encargaron de filtrar la versión de que, según Chirac, los incumplimientos de Suez eran “una piedra en el zapato” que había que sacar. Sin embargo, el portavoz del ex mandatario señaló en ese mismo momento que lo importante era encontrar un acuerdo en el conflicto. El entendimiento nunca llegó y la pelea terminó en el CIADI.
Las idas y vueltas con Obras Sanitarias

 

Las idas y vueltas con Obras Sanitarias
Obras Sanitarias de la Nación era administrada por el Estado hasta 1993. Brindaba servicios de agua potable y cloacas a la Capital y algunas ciudades del Gran Buenos Aires.
En 1993, el entonces ministro de Economía de Menem, Domingo Cavallo, le da la concesión de a la francesa Suez por 30 años de todas las instalaciones de Obras Sanitarias.
En 1999, luego de que Menem viajara dos veces a Francia y fuera recibido con honores, la entonces secretaria de Medio Ambiente María Julia Alsogaray acepta modificar el contrato original firmado por Cavallo.
En el 2006, Néstor Kirchner anula el contrato con Suez y reestatiza la empresa bajo el nombre de AYSA.

Más información

·         La “piedra” en el zapato de Chirac que aún molesta

La “piedra” en el zapato de Chirac que aún molesta

03/08/10
PorDaniel Santoro

SALUDO. DE JACQUES CHIRAC Y NESTOR KIRCHNER EN EL 2005 EN PARIS
El conflicto por Aguas Argentinas “ es una piedrita en el zapato que hay que sacar para seguir caminando”, había dicho el 19 de enero del 2005 el entonces presidente de Francia, Jacques Chirac, tras recibir a su colega Néstor Kirchner en París. La “piedrita” la sacó Kirchner a su modo con la reestatización en el 2006 de la empresa que el ex ministro de Economía Domingo Cavallo había concesionado en 1993 a la francesa Suez por 30 años.
Más allá del debate jurídico sobre si el Estado rescindió en forma legal el contrato por “incumplimiento” de Suez, que se dirime en el CIADI, o si debe resarcir económicamente a la empresa francesa, el gran tema de fondo es el de los objetivos no cumplidos de ambas experiencias.
En los ‘90 el Banco Mundial y el FMI, en el marco del “Consenso de Washington”, argumentaron que los estados eran ineficientes para llevar el agua potable y las cloacas a los barrios pobres del Gran Buenos Aires y por eso financiaron a empresas como Suez y Enron para que extendieran esos servicios. Suez mejoró el servicio de los barrios de clase media y nunca alcanzó ese objetivo. Y Enron, luego de ser denunciada por el escándalo de la “contabilidad creativa” en EE. UU. se retiró de Buenos Aires. Mientras tanto, este derecho humano básico sigue siendo una piedra en los zapatos de toda la dirigencia política argentina.

Ciadi: dos fallos en contra del país y uno a favor

Aceptó los planteos de Aguas Argentinas y Aguas de Santa Fe

La Nación Martes 3 de agosto de 2010 | Publicado en edición impresa 
Oliver Galak
LA NACION

El mismo día en que anuló un fallo que condenaba a la Argentina a pagar 106 millones de dólares, el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) del Banco Mundial dictó dos resoluciones que avalan planteos de inversores internacionales contra el Estado nacional.
La sentencia favorable al país, tal como había adelantado ayer LA NACION, anuló el laudo por el cual la Argentina había sido condenada a resarcir a las empresas Enron Creditors Recovery (la sociedad sucesora de la quebrada Enron) y Ponderosa Assets por sus participaciones en Transportadora de Gas del Sur (TGS).
En cambio, los fallos en los que se avala parcialmente la demanda contra el Estado correspondieron a los casos de Aguas Argentinas y Aguas Provinciales de Santa Fe. Ambas demandas fueron presentadas por el grupo francés Suez y por Sociedad General de Aguas de Barcelona SA (Agbar). En el segundo caso, también figura Interagua Servicios Integrales del Agua.
Aguas Argentinas fue conocida en su momento como la concesión de aguas más grande del mundo. Operó entre 1993 y 2006, cuando el Estado rescindió unilateralmente el contrato, en medio de reclamos por la pesificación de las tarifas y de incumplimiento en las inversiones.
"GDF Suez, Suez Environment y Agbar expresan su satisfacción con esta decisión, que se produce tras un proceso de varios años durante los cuales las partes han podido exponer ampliamente sus respectivas posturas, y destacan especialmente el hecho de que no se haya ratificado ninguna de las reclamaciones en su contra", afirmaron las empresas en un comunicado. El monto del resarcimiento será resuelto en los próximos meses.
Sin embargo, tal como informó la Procuración del Tesoro de la Nación, el tribunal del Ciadi rechazó dos de los tres reclamos de las concesionarias del servicio de agua: que se hubiera expropiado directa o indirectamente sus inversiones, y que se hubiera negado protección y seguridad plenas. En cambio, consideró que no se prestó a las inversiones un trato justo y equitativo. Por este motivo, se estima que el tribunal del Ciadi dictaminará un resarcimiento sensiblemente inferior a los US$ 1200 millones reclamados por Suez y Agbar.
"Por supuesto que nosotros vamos a hacer uso del derecho que nos concede el Ciadi y vamos a pedir la anulación, sobre todo sobre la base de la experiencia que hemos tenido en el últimos mes, cuando salieron dos casos favorables", dijo a LA NACION el procurador del Tesoro, Joaquín da Rocha. El funcionario se refería a los casos presentados por Enron y Sempra Energy International, en los que se revirtieron las condenas contra la Argentina porque se verificó la existencia de un estado de necesidad cuando se pesificaron las tarifas.
1200
Millones de dólares

  • Era lo que reclamaban las empresas que tenían la concesión del servicio de aguas. El tribunal todavía no fijó el monto del resarcimiento.

106
Millones de dólares

    • Es el monto de la condena contra